La época de riqueza estrófica ya ha pasado, ahora entendemos la rima como simple ornamento. Hemos perdido la capacidad de apreciar su belleza. Y de generarla, porque eso implica vivir inmerso en una serie de coordenadas culturales y literarias que ya no existen. Actualmente solo los poetas con una gran formación académica en la lectura de los clásicos pueden rimar con destreza, porque se han empapado de esa cultura. Rimar ya no es obligación, pero el conocimiento sobre la rima nos permite a ahondar en descubrimientos literarios fascinantes sobre los que se ha construido la poesía contemporánea.

En este apartado estudiaremos los tipos de rima más importantes, dejando de lado las categorías más exhaustivas. Esta compilación se basa en distintas fuentes a la manera de un resumen práctico y esencial, pero lo suficientemente completo para quienes deseen una digna introducción al tema.

I. Definición

La rima consiste en la repetición de sonidos en dos o más versos a partir de la última vocal acentuada (tónica).

2. Clasificación

2.1. Según su timbre

2.1.1. Rima consonante o perfecta: consiste en la repetición de vocales y consonantes a partir de la última vocal acentuada.

El arrabal solitario
tiene la noche a sus pies,
y tiembla su campanario
en el vapor visionario
de ese paisaje holandés.

(Leopoldo Lugones)

Al identificar este tipo de rima tendremos en cuenta que la rima consonante se fundamenta en una identidad fonética que no tiene por qué corresponderse con una identidad en las grafías, pues grafías distintas pueden representar un mismo sonido (como ocurre en castellano con los casos de «b» y «v», o de «g» y «j» seguidas de las vocales «e» o «i»). Algunos autores apelan al seseo para aconsonantar la «s» con la «z», pero tal licencia no se recomienda, o en todo caso el utilizarla con mucha sobriedad. El yeísmo es inadmisible, por lo tanto son asonantes voces como caballo y rayo.

2.1.2. Rima asonante o imperfecta: consiste en la repetición de vocales a partir de la última vocal acentuada.

Llegué a la pobre cabaña
en días de primavera.

La niña triste cantaba,
la abuela hilaba en la rueca.

(Rubén Darío)

Al identificar este tipo de rima tendremos en cuenta que las vocales débiles de los diptongos, así como las vocales que se encuentran en la sílaba postónica (la siguiente al acento) en las voces esdrújulas, no se consideran para la asonancia. El fenómeno del diptongo también se da en la rima consonante, como veremos a continuación.

Derivaciones de las anteriores

Según las reglas que hemos visto en la rima consonante y asonante, podemos derivar de sus particularidades otras clases de rima:

2.1.3. Rima consonante imperfecta: es aquélla en la que la vocal tónica va precedida por «i» o por «u» formando diptongo, las cuales se ignoran.

Pues muda vive, cantaré yo agora
con la voz que después decreta el cielo
lo que dice a la tarde y a la aurora,
tejido en tiernas plumas mortal velo.
Y vos, heroica y celestial señora,
por quien mi engaño equiparó su vuelo

(Lope de Vega)

2.1.4. Rima consonante simulada: en este caso la vocal «i» y la «u» siguen a la vocal tónica formando diptongo, siendo también ignoradas.

La vida en las burbujas y en los tumbos,
a borbotones, sin pudor ni afrenta
visionaria de vientos y de rumbos.

La vida del presente, del ahora,
la que no admite freno ni demora
cuando se acaban de cumplir los treinta.

(Luis Miguel Rubio)

2.1.5. Rima consonante falsa o rima consonante modulada: es aquélla que se produce entre palabras que suenan de forma muy parecida, pero que en realidad tienen alguna consonante distinta.

El filo de acero penetra la carne
llenando mi mente de viejos clamores.
Me siento tangente de tantos amores...
mi sable certero ya nada va a darme.

(Elhi Delsue)

2.1.6. Rima idéntica: consiste en rimar versos mediante la repetición de una misma palabra. De esta forma se produce, como es obvio, una consonancia total.

Como todas las cosas están llenas de mi alma,
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía

(Pablo Neruda)

2.1.7. Rima intensa: es la rima que se inicia incluso antes de la vocal acentuada.

(…) imitar en la belleza labradora
el templado color de la que adora

(Luis de Góngora)

2.1.8. Rima asonante de perceptibilidad degradada: al no considerar la sílaba postónica en las voces esdrújulas, es posible rimar una palabra esdrújula con una llana. Nótese en la siguiente estrofa la coincidencia de los fonemas «e» y «o», obviándose la «i» de la esdrújula del cuarto verso.

Los manicomios de junio
volteantes, huyen, ciegos
las cien cabezas partidas
en cien chispazos eléctricos

(Rafael Alberti)

2.1.9. Rima asonante simulada o equivalente: también llamada rima vocálica relajada: las vocales «i», «u» en posición postónica al final de palabra pueden equivaler a «e», «o», respectivamente. Por ejemplo: «venus» puede rimar en asonante con «cielo»; y «tesis» puede rimar con «mente».

Abre la rosa el seno, 
reina gentil del valle
a tiempo que alza el lirio 
su delicado cáliz.

Cual relumbran las estrellas 
sobre el azul de los cielos, 
y entre ellas serena y pura 
se alza la espléndida Venus.

(Eduardo de la Barra)

2.1.10. Rima partida: es aquélla que se establece en los versos que suprimen la sílaba que sigue a la vocal acentuada. El valor de estos versos se cifra en la originalidad rítmico-acústica que produce su lectura.

Soy Sancho Panza, escude-
del manchego don Quijo-;
puse pies en polvoro-
por vivir a lo discre;
que el tácito Villadie
toda su razón de esta
cifró en una retira
según siente Celesti,
libro, en mi opinión, divi
si encubriera más lo huma

(Miguel de Cervantes)

2.2. Según su acento

2.2.1. Rima oxítona (aguda): es la total o parcial identidad acústica entre dos o más versos, en donde la sílaba tónica es la sílaba final del verso. La rima se mantiene en la última sílaba del verso, lo que implica que se cuenta una sílaba más de las que realmente contiene. En este tipo de rima, cuando se da un final vocálico (lógicamente agudo), no existe distinción posible entre rima consonante o asonante.

Lleva este río crecido,
y llevará cada día
las cosas que por la vía
de la cámara ha salido.

(Luis de Góngora)

2.2.2. Rima paroxítana (llana o grave): es la total o parcial identidad acústica entre dos o más versos, en donde la sílaba tónica es la penúltima sílaba del verso. La rima se mantiene en la penúltima y en la última sílaba del verso.

¿Qué no escriba decís, o que no viva?
Haced vos con mi amor que yo no sienta
que yo haré con mi pluma que no escriba

(Lope de Vega)

2.2.3. Rima proparoxítana (esdrújula): es la total o parcial identidad acústica entre dos o más versos, en donde la sílaba tónica es la antepenúltima sílaba del verso. En caso de rima consonante, la rima se mantiene en la antepenúltima, la penúltima y en la última sílaba del verso. En caso de rima asonante se omite la coincidencia de la sílaba postónica. Este tipo de rima implica que se cuenta una sílaba menos de las que realmente contiene el verso.

(...) y sus supremas gracias, y sus sonrisas únicas,
y sus miradas, astros que visten negras túnicas

(Rubén Darío)

2.3. Según su disposición

2.3.1. Rima continua: la rima es semejante en todos los versos. A las estrofas de este tipo de rima se les llama estrofas monorrimas.

Como dice Salamo y dice la verdad:
que las cosas del mundo todas son vanidad,
todas las pasaderas vanse con la edad,
salvo amor de Dios, todas son liviandad.

(Arcipreste de Hita)

2.3.2. Rima gemela: la rima es semejante en dos versos consecutivos. A las estrofas de este tipo de rima se les llama pareados o serie de pareados, aunque esta rima se puede dar en estrofas más complejas.

¡Por qué tú te rebelas! ¡Por qué tu ánimo agitas!
¡Tonto! ¡Si comprendieras las dichas infinitas
de plegarse a los fines del Señor que nos rige!
¿Qué quieres? ¿Por qué sufres? ¿Qué sueñas? ¿Qué te aflige?

(Amado Nervo)

2.3.3. Rima abrazada: rima el primer verso de una estrofa con el último verso de la misma estrofa.

Hombres necios que acusáis
a la mujer sin razón,
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis.

(Sor Juana Inés de la Cruz)

2.3.4. Rima alternada, encadenada o cruzada: riman entre sí los versos pares y riman entre sí los versos impares.

Dichoso el árbol, que es apenas sensitivo,
y más la piedra dura porque ésa ya no siente,
pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo
ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

(Rubén Darío)

2.3.5. Rima trenzada: uno o más versos de una estrofa riman con uno o más versos de otra estrofa. El ejemplo más representativo es el terceto encadenado.

Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.

No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.

(Miguel Hernández)

2.3.6. Rima entrelazada: es una mezcla de rima gemela con rima abrazada y con rima alternada. Son combinaciones de versos siguiendo un esquema fijado por el autor, pero manteniendo la misma estructura en la rima de todas las estrofas. Son numerosas las combinaciones que pueden hacerse.

La caricia del mar vuelve a tu playa,
regresa del desierto a Galilea.
Su visita enardece la marea
maternal de tu cálida dulzura,
y en la triste aridez de tu atalaya
te invade su oleaje de ternura.

(Emma-Margarita R. A.-Valdés)

2.3.7. Rima interna: es la rima que tiene lugar en el interior de un verso; es decir, en un lugar distinto del final del verso.

1. Rima en eco: consiste en la repetición, en el interior de un mismo verso o estrofa, de los fonemas o sílabas que forman la rima.

Hoy se casa el monarca con su marca,
no quede pollo a vida, ni comida
con que sea servida mi querida,
llamadla en la comarca polliparca,

(López de Úbeda)

2. Rima en eco encadenada: consiste en la repetición, al principio del verso siguiente, de los fonemas o sílabas que forman la rima.

El soberano gaspar
par es de la bella elvira,
vira de amor más derecha,
hecha de sus armas mismas"

(Sor Juana Inés de la Cruz)

3. Rima en eco encadenada en escalera: la palabra final del primer verso rima con la primera sílaba del segundo verso; la palabra final del segundo verso rima con la segunda sílaba del tercer verso y así sucesivamente. El encadenamiento también puede darse entre palabras, mientras siga gradualmente. A las estrofas con este tipo de rima se les llama escaleruelas o guirnaldillas.

Por mi amor dolido que cicatriza
triza mi nervio sentirte perdida.
herida, vida que presumo sin cura,
por ventura sin odio te aseguro
que hoy procuro firmemente olvidarte
pondré de mi parte, mi alma, esperanza,
Pues tu desdén no alcanza perdonarse;
¡Mi soledad debe así confirmarse!

(Rafael Mérida Cruz-Lascano)

4. Rima en eco redoblada o reflejada: consiste en la repetición, al final del mismo verso o en la línea siguiente, de los fonemas o sílabas que forman la rima, de manera que constituyan otro vocablo en conjunto con otras sílabas o por sí mismos.

¿Habrá algún alma en tal blanduradura,
que con tu ley no se comidamida,
viendo tu carne tan querida, herida,
por aplicar a tu locuracura?

(Juan de Rengifo)

—Tuve en momentos distantes,
antes,
que amar los dulces cabellos
bellos
de la ilusión que primera
era
en mi alcázar andaluz,
luz;

(Rubén Darío)

5. Rima interna italiana: consiste en la rima del segundo hemistiquio del primer verso con el primer hemistiquio del segundo verso, y así sucesivamente.

Estaba con un brío desdeñoso,
con pecho corajoso, aquel valiente
que contra un rey potente y de gran seso,
que el viejo padre preso le tenía,

(Garcilaso de la Vega)

Otra variante consiste en que los primeros hemistiquios mantienen una rima y los segundos otra.

El verso sutil que pasa o se posa
sobre la mujer o sobre la rosa,
beso puede ser, o ser mariposa.

En la fresca flor el verso sutil;
el triunfo de Amor en el mes de abril:
Amor, verso y flor, la niña gentil.

(Rubén Darío)

6. Rima leonida: se da entre los hemistiquios de un mismo verso compuesto.

El primero apost deste non vale más que un feste;
con aquéste e por éste faré yo, sí Dios me préste"

(Ruiz, Juan, Arcipreste de Hita)

2.4. Según su intensidad

2.4.1. Rima de maestría mayor: la rima se repite en todos los versos que forman las estrofas, los versos tienen el mismo número de sílabas y las estrofas el mismo número de versos.

2.4.2. Rima de media maestría: la rima se repite en unos versos fijos, generalmente en el primero y el último de cada estrofa.

3. Representación esquemática

La rima suele representarse mediante una fórmula alfabética en la cual las mayúsculas designan versos de arte mayor y las minúsculas versos de arte menor. Las letras iguales señalan los versos que tienen la misma rima, sea consonante o asonante. Si la rima es aguda, se indica con un apóstrofo (A', a'). Un guion o espacio en blanco representa un verso que queda libre, es decir, que no rima con ningún otro.

A Abiertas copas de oro deslumbrado
B sobre la redondez de los verdores
B bajos, que os arrobáis en los colores
A mágicos del poniente enarbolado.

(Juan Ramón Jiménez; rima consonante: -ádo, -óres, -óres, -ádo)

- Madre del alma mía,
a qué viejecita eres,
- ya los ochenta años
a pesan sobre tus sienes.

(Salvador Rueda; rima asonante: -, é...e, -, é...e)

4. Algunos consejos sobre el uso y abuso de la rima 

Las rimas deben de ser tan propias y naturales que sin violencia sirvan de remate a los versos. Es necesario que se prefieran los consonantes escogidos y raros, y que se eviten o desechen los muy abundantes y vulgares.

El lingüista español Eduardo Benot señala algunas características intrínsecas a la perceptibilidad de las rimas que nos pueden servir de base a la hora de sopesar su uso. El énfasis, la forma de las cláusulas, la clase de las rimas, lo largo o corto de los versos, la fuerza de las pausas, la índole de las palabras que las terminan, sumándose en un sentido, o restringiéndose, estorbándose y restándose en otros, son movimientos que tendremos en cuenta a partir de las siguientes observaciones:

  1. Hay rimas más perceptibles que otras.
  2. La claridad de las rimas depende de las pausas.
  3. Si los versos terminan en sustantivos o en verbos, aumentará la prominencia de las rimas.
  4. Las rimas pareadas son muy perceptibles, y una larga composición hecha sólo con ellas, resultaría al cabo demasiado monótona.
  5. Los consonantes en los versos pares son, después de los pareados, los más notables.
  6. El estilo muy cortado, al igual que la existencia de asonantes contiguos, perturba la claridad de las rimas.
  7. Los consonantes llanos entre los cuales se hallen interpolados tres versos, o más, dejan en gran número de casos de sentirse
  8. Los agudos se sienten, aun habiendo tres o más versos interpuestos.

Por otro lado, trataremos de evitar:

  1. La mezcla en el mismo poema de rima consonante y asonante.
  2. El uso de la misma palabra dos o más veces en la rima.
  3. El utilizar idéntica rima en tres o más versos consecutivos (martilleo excesivo).
  4. El recurrir a las rimas comunes establecidas.
  5. La monotonía de los sonidos.
  6. La rima entre palabras homónimas.
  7. La rima entre una palabra simple con su compuesta.
  8. El abuso de los diminutivos.
  9. El abuso de adverbios terminados en –mente.
  10. El abuso de las terminaciones verbales, especialmente en infinitivo. 

2 Comments